lessphp fatal error: load error: failed to find /usr/home/dentistazaragoza/www/web/wp-content/themes/theme43569/style.less Estética varices

Actualmente, un 20% de los españoles entre cuarenta y sesenta años padece esta dolencia que, más allá de su aspecto inestético, puede resultar indicativo de un problema más importante: una mala circulación sanguínea. La solución para que las varices no se agraven es tratarlas a tiempo. Muchas varices no pasarán de afear unas piernas, pero deben contemplarse como una señal de alarma; en algunos pacientes, y no siempre en los portadores de las más largas, sinuosas o dilatadas, pueden producirse más adelante flebitis, trombosis o úlceras.

A pesar de que los hombres consultan más raramente por problemas varicosos y solamente lo hacen cuando las molestias se hacen insoportables, no es del todo cierto que las mujeres estén mucho más predispuestas a padecer complicaciones circulatorias. Simplemente pueden presentar una prevalencia mayor debido a los embarazos, su actividad hormonal y, si es el caso, por la ingesta de anticonceptivos orales.

Siempre, en manos de profesionales.

Ante la presencia de varicosidades procede consultar a un médico. La historia clínica y la exploración física permitirán establecer un diagnóstico preciso, y las alternativas terapéuticas más eficaces y seguras para eliminarlas. Desde la simple medicación con los llamados venotónicos, la presoterapia, o la escleroterapia, hasta la cirugía cuando sea precisa.

Las técnicas de esclerosis química, como la crioesclerosis –se emplean sustancias esclerosantes a temperaturas por debajo de los 0ºC- o la esclerosis con microespuma -se utilizan sustancias esclerosantes manipuladas para convertirlas en algo parecido a la espuma de afeitar- son un método eficaz y seguro para tratar prácticamente la totalidad de las varices.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN:

  • Mantener un peso adecuado: dieta sana, equilibrada y justa en el número de calorías, y pobre en sal para evitar la retención de líquidos.
  • Beber mucha agua, para favorecer la filtración renal; controlar que la diuresis -cantidad de orina- se corresponda con el volumen de líquidos ingeridos.
  • Incrementar la actividad física con la práctica de deportes que activen la circulación sanguínea como la natación, el ciclismo o los paseos a buen ritmo. El sedentarismo y la permanencia prolongada en idéntica posición, favorece el desarrollo de la insuficiencia venosa.
  • Siempre que sea posible, mantener las piernas elevadas. Es buena costumbre dormir con las piernas levantadas, unos 10 cm. respecto de la cintura.
  • Evitar la ropa ajustada, sobre todo a nivel de las ingles y los muslos, y los calcetines o medias que “corten” la circulación.
  • No usar un calzado de tacón pronunciado o demasiado plano porque dificulta la actuación de los gemelos, los músculos de las piernas responsables del bombeo de la sangre.
  • Se recomienda utilizar pantys, medias o calcetines de compresión, sobre todo si existen factores de riesgo. En la actualidad, su aspecto, textura y colorido es muy cuidado.
  • No abusar del sol, la sauna, los baños calientes y otras fuentes de calor próximas a las piernas como los radiadores o la cera caliente. Para activar la circulación en las extremidades inferiores, al finalizar la ducha diaria, resulta conveniente pasar un chorro de agua fría desde los tobillos a las caderas; pueden intercalarse chorros breves de agua caliente.

En los hombres, el estilo de vida sedentario y los malos hábitos alimenticios. En las mujeres, se suma el uso de ropa ajustada y tacones pronunciados. Estos son, según la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética (SEMCC), los principales factores que convierten las várices en la enfermedad vascular más frecuente en las consultas de Medicina y Cirugía Cosmética.