lessphp fatal error: load error: failed to find /usr/home/dentistazaragoza/www/web/wp-content/themes/theme43569/style.less UNIDAD DISCAPACITADOS

Unidad móvil para discapacitados psíquicos y físicos.


¿Cómo lograr la Calidad en la Clínica Dental?

La  Organización Mundial de la Salud (OMS) considera  que  en  el concepto de Calidad en los Servicios de Salud deben estar presentes los siguientes atributos:

  • Alto nivel de excelencia profesional
  • Uso eficiente de los recursos
  • Mínimo de riesgos para el paciente
  • Alto grado de satisfacción por parte del paciente
  • Impacto final en la salud.

La calidad de la atención Odontológica y Estomatológica brindada en las Clínicas Dentales y en los Servicios de Salud se ha convertido actualmente en una necesidad para todo profesional de la Salud, ya sea de práctica privada, o no.  El  concepto  de  calidad  en salud  hay  que  enmarcarlo en  cinco elementos fundamentales:

Excelencia profesional, uso eficiente de los recursos, mínimo riesgo para el paciente, alto grado de satisfacción y el impacto final que tiene en la salud.

No es posible reducir a uno o algunos de estos elementos la calidad en salud, pues necesariamente implica la integración de estos elementos de carácter técnico y también de procesos, objetivos y subjetivos, pero que todos unidos tienen como resultante la satisfacción del usuario y la eficiencia de la Institución Sanitaria.  Son numerosos los enfoques que se le han dado al estudio de la calidad y las denominaciones que se han realizado de la misma, siendo el enfoque sistémico de la calidad por el cual se considern a tres componentes para su estudio: la estructura, el proceso y el resultado, el que en nuestra experiencia nos posibilita conocer de manera más acertada la situación de la atención y establecer a partir de ello una monitorización para su evaluación, el que identifique las desviaciones de lo deseado para su modificación. En la estructura conocemos y evaluamos el ¿con qué? estamos trabajando, desde los recursos hasta la instalación; en el proceso identificamos el ¿cómo? estamos haciendo las acciones; y por último, los resultados nos proporcionan el conocimiento de los objetivos  y  propósitos  logrados, es el ¿qué? hicimos con los recursos que teníamos en nuestras acciones.

 

HACIA UNA DEFINICIÓN DE CALIDAD:

Son pocos los estudios que se refieren concretamente a la calidad de la atención odontológica y menos aún a su evaluación, asumiendo que al hablar de atención médica, la odontológica queda implícita. No obstante es necesario el abordaje de la calidad en la odontología por cuanto esta disciplina, considerada para algunos como una especialidad dentro de la medicina, tiene sus características y particularidades propias.

Las  definiciones  de  ¿qué  es  la  calidad?  son  numerosas,  pero  todas  de  una manera u otra relacionan dos aspectos fundamentales: lo que se espera recibir y lo que se recibe, por el  cliente y el prestador, en una relación donde ambos tienen expectativas y conocimientos sobre el proceder, los que en la medida que se acerquen, coincidan, expresarán más calidad. La calidad no es precisamente sinónimo de más tecnología, de mejor trato, de menor costo, de más cantidad de tratamientos realizados, de rapidez, de solución de los problemas del cliente, de capacidad  técnica  y  ética  del  profesional;  es  la  suma  de  todos  estos elementos y muchos otros.

Es posible que el odontólogo considere que no tiene problemas de calidad, o que el paciente esté satisfecho aparentemente con la atención recibida, pero ¿podemos afirmar por ello que ha existido realmente calidad en la atención?

Un aspecto importante que se debe tener en cuenta al evaluar la calidad es la satisfacción de los clientes y de los propios prestadores de la atención, pues sólo cuando seamos capaces de devolver al paciente sus funciones fisiológicas y estéticas y teniendo en cuenta sus criterios sobre estos aspectos, es que este se sentirá totalmente satisfecho con nuestro trabajo.

La valoración que hace cada individuo del grado en que se satisface su necesidad de salud en cada momento está influida en primer lugar por su propia experiencia como usuario del servicio, y esta experiencia valora fundamentalmente la calidad de la relación que se establece con el odontólogo, como paciente o como familiar de paciente. Esta relación puede tener como marco la clínica y la satisfacción generada en su integralidad cumple varias funciones:

  1. Una función social: para el ciudadano la salud pública es una institución priorizada, responsabilizada    con    el    mantenimiento,    conservación    y mejoramiento de su salud y sus experiencias en estas instituciones influyen decisivamente en su opinión sobre el sistema social.
  2. Una  función  profiláctica  y  dinamizadora  de  las  conductas  generadoras  de salud: el ciudadano que tiene experiencias positivas de la salud pública y alto nivel de satisfacción con la atención  mantiene una actitud activa en cuanto a la solicitud de ayuda ya la transformación de su modo de vida en aras de incrementar su salud.
  3. Una función terapéutica: un paciente satisfecho con la atención de salud presenta un mayor grado de cumplimiento de las indicaciones del odontólogo y se muestra muy cooperativo, dado lo cual traduce la existencia de una real confianza en el criterio y actividad del profesional. Como ya hemos expresado, el paciente tiende a enjuiciar la competencia técnica del odontólogo por el grado de apoyo socio psicológico y emocional que recibe de él. Por esta razón, el profesional que se gana la confianza en su paciente está engendrando una respuesta socio emotiva en el mismo que beneficia por muy variadas vías el resultado de la atención. Esta relación se ha comprobado empíricamente en varias investigaciones internacionales.